Todo lo demás, es un sueño...

Todo lo demás, es un sueño...
...sueña que es cierto

domingo, 30 de octubre de 2016

EL ESCRITORIO PERDIDO: Hallazgo I: Un corresponsal del que se dice...

Fuente: http://www.poemas-del-alma.com/

Había encontrado el libro de Bresso Henri Soler en la biblioteca de la Universidad Tecnológica del Perú aquella tarde mientras esperaba a Missela. ¿Pero qué pasa aquí? Estoy desconcertado, deberán leer un párrafo, si es que pueden, de él para entender de qué intento hablar. Y digo “si es que pueden” porque casi imposible no seguir leyendo más párrafos de Henri Soler.

Es visceral porque, según la traducción, escribe insultos, uno tras otro, pero sabe en qué momento comenzar con la catarata de procacidades (Ver página 26). ¡Ya! El meollo es el libro: “El nombre es el conflicto”, 116 páginas, editorial “Máxima”, 1974. La tapa es marrón, hay un punzón y un hilo de sangre que brota de la punta con finas gotas bañando el rededor.

En la solapa solo dice esto: Bresso Henri Soler Pruskov (1906), escritor y periodista. Se desempeñó como corresponsal de guerra en Alemania y Polonia durante la segunda guerra mundial y se dice que publicó más de 20 títulos. Máxima ha publicado 15 de éstos con mucho éxito.

¿Dónde nació? ¿Murió? ¿De qué país es? No parece alemán, quizá sea ruso o búlgaro… “Se dice que publicó”, ¿quién dice? Parece una broma. Leí por ocioso unas cuantas hojas de El nombre es el conflicto porque en la computadora de consulta figuraba como narrativa mundial.

Missela demoró como siempre, pero yo me demoré más para bajar al patio porque Henri Soler me enganchó con sus páginas: “Sabíamos que moriríamos cuando escuchamos los pasos a lo lejos. Aquel eco era como el del corazón materno al unísono del propio cuando, protegidos, dormíamos dentro del vientre. Era familiar, ¿no es así? Es tan cálido esperar y tan doloroso descubrir. Mi compañero se deshacía del miedo y yo no dejaba de temblar, pero sabía que, ya sea en cinco minutos o en cincuenta años, tendría que morir y la forma no importaba porque al final, muy dentro de nosotros, sabíamos que moriríamos…” (Pág. 16)

Ese es Bresso Henri Soler. Y falta más, mucho más. Deberé investigar qué libros tiene, dónde hallarlos y, lo más importante: aprender a escribir como él. ¿Habrá ganado algo? ¿Será reconocido en el canon literario? Recurrir a Google nunca fue tan desesperante. Y cuando Missela pregunta: ¿Qué fue?, yo le respondo: Gracias por demorar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario