Todo lo demás, es un sueño...

Todo lo demás, es un sueño...
...sueña que es cierto

lunes, 17 de septiembre de 2012

¿QUÉ VAMOS A LEER?: Fantasmas en mi cabeza.


Del genial escritor estadounidense del género de terror, Stephen King, les recomendamos uno de sus primeros títulos: "El Resplandor" (1977)  (The Shining). Una genial propuesta que el laureado director Stanlye Kubrick llevó al cine en 1980 con éxito y generó toda una cultura hacia el libro, pero que en nuestra mente nos queda la espeluznante expresión de Jack Nicholson asomándose a través de la puerta y diciendo: "Aquí está Jhonny"... Sencillamente aterrador.

Volviendo al libro, King, de manera ágil, aborda los temas psicológicos y familiares basados, en parte, en algunas de sus propias experiencias para recrearnos el drama de los Torrance. Jack y Wendy Torrance son los padre de Danny, un niño con una desarrollada habilidad psíquica que le permite ver cosas sobrenaturales, anticiparse a los hechos y tener visiones, dicho don, llamado 'Resplandor', es denominado como 'Tonny', por el mismo muchacho, haciendo creer a sus padres que se trata de un amigo imaginario.

Fuente: static.guim.co.uk
La historia se desarrolla cuando Jack acepta el trabajo de cuidar el Overlook Hotel durante la temporada de invierno, el cual se queda totalmente aislado, pero que encierra muchos males y secretos aterradores que provocan demencia durante el encierro. Hace mucho tiempo, el antiguo cuidador enloqueció y asesinó a su familia, ante esa confesión Jack reacciona con humor, pero Danny sabe que hay algo peligroso en el Hotel y teme que tanto su madre como su padre estén en peligro.

Sin duda, una novela de constante suspenso que toca las fibras más humanas de una familia que en apariencia es común, pero que las desconfianzas, los miedos y la violencia chocan las sensibilidades más profundas. Uno de los aciertos más geniales de King. Todo un deleite para leer, no se pierda el relato de supervivencia de Danny y su familia en el Overlook Hotel. ¡Sabemos que será de muerte!

domingo, 16 de septiembre de 2012

Adios 'Gigio'



Se retiró. Un histórico de Boca Jrs. Juan Román Riquelme le dijo adiós al club que lo vio nacer y por el cual defendió sus colores durante 12 años. Si bien no le puso fin a su carrera como futbolista ya que ha sido tentado por otros clubes que al escuchar su retiro del ‘xeneize’, le han ofrecido enrolarse en sus filas, uno de ellos sería el Santos de Brasil.

El ‘Tipo Gigio’, en conferencia de prensa el último viernes declaró que dejaba la institución con mucha gratitud, ya que lo ganó todo con la camiseta de Boca. Y es precisamente por esa razón que dejaba de ser jugador del club por no ‘sentir más ambición’, puesto que ha conseguido todos los títulos con el equipo argentino.

De Azúl y Oro
No cabe duda que el éxito de Boca está directamente ligado a la carrera de Riquelme que, desde que regresó de España procedente del Villarreal, ganó la Copa Libertadores del 2007, un regreso triunfal para un ídolo que se codea con Palermo y, quién sabe, el mismo Maradona, con quien parece tener una relación quebrada. También hizo saber lo que influyeron técnicos como Basile, Russo y Bianchi, pero que con Julio César Falcioni, actual DT, solo tuvo una relación laboral y que no pudo enseñarle nada puesto que a los ‘treinta y tantos’ no puede enseñarme nada, dijo Román.

Ya se había estado insinuando que Riquelme se retiraría por una falta de ‘motivación’. En una ocasión declaró sentirse ‘vacío’, por lo que ‘El Diego’ respondió: “Entonces llénate”.  Pero ya todo estaba dicho, la decisión del ‘10’ de Boca estaba tomada y el principal detonante que nos indica es la final por la Libertadores 2012 que perdió ante el Corinthians.

Román quería retirarse de Boca ganando la Copa Libertadores pero no pudo ser y eso lo enfatizó, también el hecho de haber perdido esa ambición porque lo ganó todo.  “Me voy jugando bien, me voy jugando una  final de copa, lamentablemente no la pude ganar. El año pasado al ganar el campeonato argentino contra Banfield, en la noche estaba en casa cenando”, indicó Román en conferencia.

Además de remarcar que ya no tiene más objetivos con Boca y que le dio todo lo mejor al club de sus amores en el que jugó siempre dando lo mejor de sí y se retira sabiendo que dirán que se fue jugando una final y no con bajo rendimiento. Ahora les deja la posta a los jóvenes como Leandro Paredes, quien se vocea como su sucesor y de Sánchez Miño. “He ganado mucho con este club, he ganado muchos títulos y copas. Es hora que los chicos jueguen y no pueden esperar cuándo se le antoja a ‘Riquelme’ retirarse”, remarcó.

Todo un ganador
Sobre su futuro menciona que no sabe qué es lo que va hacer. Se tomará unas vacaciones, ahora que puede hacerlo, como dijo en conferencia y disfrutará de su familia y de jugar con los amigos.
Su debut en Boca fue en 1996, donde estuvo hasta el 2000. Luego de su periplo por el Barcelona y Villarreal volvió a Boca en el 2007, en calidad de préstamo para luego volver definitivamente en el 2008 hasta la fecha. Con los ‘Xeneizes’ ganó 5 títulos nacionales, entre ellos un tricampeonato, 3 Copas Libertadores, una Intercontinental y Sudamericana. Lo ganó todo.


viernes, 14 de septiembre de 2012

PUNTO, ¿de quiebre?

Nos hicimos sentir. Fuimos fuertes, valientes, atrevidos e irreverentes con la historia, a pesar de no poder ganar, demostramos garra y actitud. Se especuló, criticó, pronosticó y mucha brujería más ante los 'gauchos' y al final pudimos conseguir un punto en casa, en total 4 en esta fecha doble. Toda la fe descansaba en los hombros de los 11 que saldrían a enfrentar a la albiceleste de Messi y compañía y lo que propiciaba el debate eran los cambios: Advíncula desde el arranque, Lobatón en el medio, André Carrillo por Vargas, del cual se especuló millones de supuestos, y Pizarro como única punta ante la lesión de Guerrero.
Así jugamos

No sabemos si Argentina fue paciente, esperaba el contragolpe o que Perú se descuide, pero aún así, el equilibrio se movió por los tres del medio, Ramírez, Cruzado, Lobatón, de los que el fútbol debía ser gestado para alimentar y habilitar a Farfán, Carrillo y posteriormente a Claudio. Mucho más podemos hablar del penal, que si se falló y cambió la historia, que si Pizarro se queda en Alemania, si se cuida las piernas o nunca debería ser convocado, etc.
Lo cierto es que se desperdició una oportunidad que muy poco, por no decir nunca, se nos presenta; a los 2' de iniciado el encuentro, nos cobraron un penal a favor. Pero Perú se hizo fuerte ante el desperdicio y con jugada preparada, ahora sí que fue preparada, diseñada, aplicada, fenomenal, donde se vio la precisión de Rinaldo para cambiarle de frente al juego y Advíncula, que no es 'floro' su velocidad y le cedió el balón al medio para que Zambrano, con empuje y coraje, nos haga delirar con el primer tanto. Gol.
El Nacional se derrumbó en aliento y gritos por la desaforada rebeldía, queríamos romper la cadena de la historia. Lamentablemente la respuesta de Argentina no se hizo esperar. Si peñiscas al león es imposible que no ruja, y con un pase largo y definición tranquila, Higuaín empata las cosas. Pero de allí, el marcador no se movería y empezaría a redondearse una jornada brillante de Perú, donde la cereza del pastel fue la 'anulación total de Lionel Messi, que no apareció en todos los 90'.
Sin su máxima estrella, nos encargamos de hacer sudar a los argentinos con jugadas de peligro entre Farfán y Ramírez que demostró tranquilidad e inteligencia donde las papas queman, hasta un gol fenomenal nos hubiera regalado.
Si nosotros extrañamos a Guerrero, ellos extrañaron a Messi, a pesar que estuvo en el campo. A pesar de no poder conseguir los 3 puntos de local, el hincha se siente tranquilo, se siente bien porque hay equipo, hay trabajo, hay magia, hay selección comprometida para hacer frente al resto de los rivales y si se tiene que perder otra chance, al menos, morir de pie. ¡Gracias muchachos!

lunes, 10 de septiembre de 2012

Bebimos 'Vino titno'

Gritemos y celebremos por ser peruanos. Y es que 'en la escasez está el gusto'. Ganar no es fácil para nosotros y menos por eliminatorias. Pero el marco fue preciso para todos, con estadio lleno, aliento fiel, cantos y chalinas, rojo y blanco, volteada de marcador, qué más pedir. Valió la pena la amanecida, la molestia, el frío, la gastritis, pagar reventa, sufrir el 0-1... Valió la pena romperse la garganta y sortearla en el estentóreo grito que se fundió en uno solo. El eco del Nacional se sintió en el país, en el corazón, en el alma, en los oídos, el de ellos, el de los 'venecos'...

Aliento eterno
Nosotros, los que estuvimos en las tribunas, alentando, gritando, sufriendo, saltando,... nos comimos la bronca y supimos encontrar el rumbo perfecto a un resultado que nos hacía estremecer, pero en vez de callar, decidimos hacer estremecer las paredes del 'Coloso de José Díaz' y destrozar la concentración de nuestro oponentes.

Ni Arango, Vizcarrondo o el propio Vega, referentes en cada sector del campo, esperaban la reacción de Perú después que se adelantaron en el marcador. El titular del Munchengladback gozó con su habilidad al traducirla en gol y nosotros nos vimos a merced de los fantasmas. Las gente se silenció, algunos cantaban (los loquitos del costado) sin importarle el golpe sufrido.

Algunos se sentaron, otros se tomaron la cabeza, el rostro, patearon su bronca y masticaron la frustración. Pero la fe del peruano es grandiosa, tomamos la lanza desde nuestras gargantas hasta contagiarla en las piernas de los 11 que salieron para imponer su condición de local. Se acordaron que tenían hambre de puntos y que en casa jamás nos ganaron, quisieron alargar la racha que ya parece una tradición y ganar el encuentro.

Apareció el hombre del Scalke 04 con su veloz aparición, oportunismo y picardía para imponer su calidad, hizo explotar el Nacional con el ansiado empate que era el primer paso. El furor nos invadió y enloquecimos en una enceguecida celebración, el uno con el otro, en un abrazo inmenso que estaba pugnando por salir. Ellos lo sintieron: Farfán, Vargas, Guerrero... Nosotros levantamos el puño.

Se marearon y cayeron
El cuadro de Farías celebró su gol como si fuera el tanto a los 94'. Ahora, con la lanza entre los dientes, Perú les 'hizo el pare' porque en mi casa no te llevas puntos, no te mal acostumbres 'veneco' faltoso. Sintieron la 'pegada'. El segundo gol también lo anotó Farfán, el que no quiso declarar, el que se intoxicó, el que una vez no mostró respeto durante el himno, el inmanejable... Habló, pero con gol y así se le quiere ver a Jefferson. Lo hizo salir a Vega, se sacó un defensor y humilló al portero castigando sus redes sin piedad. Los 'venecos cancheros' se acordaron que en Lima no han ganado. Fue cuando los fantasmas se cambiaron de tribuna y se apoderaron de ellos.

Esta vez explotó algo en nuestros corazones, toda la rabia, cariño, frustración, orgullo y sufrimiento salió del pecho en un grito que se fusionó en un maremoto incontenible en todo el estadio. Se desbordó el tsunami de jolgorio y ahogó a los hinchas llaneros y a la 'vino tinto'. No pasó mucho tiempo para que viera la roja un 'veneco'. Gabriel Cichero tuvo que irse a regañadientes y todos firmábamos la goleada de la Copa América.

Venezuela no fue la que comenzó, sólida abajo, rápida para el contragolpe. Vizcarrondo, que lo tuvo 'seco' a Guerrero y jugó 8 puntos, desapareció. Arango no sacó más 'pases' del sombrero, Rondón no trascendió como se temía y los nuestros se pasearon en el área, lamentablemente no se pudo redondear la goleada, pero la presión del Nacional estaba en índices críticos y estaba a una milésima del coma eufórico de la victoria.

No se hizo esperar el 'pitazo' final. Con el marcador en contra, con la presión, responsabilidad y el deber del triunfo para seguir en carrera, fueron los condimentos precisos para cocinar una noche de victoria con calidad de 5 tenedores para el paladar de un hincha alicaído poco acostumbrado a los triunfos.

¡Bueno!, la ilusión continúa. Unos dicen que 'ahora le toca a Argentina', otros que firman el empate, algunos esperan a Messi, etc. Dejemos de lado los análisis, los sueños y anhelos que muchos desean porque hemos dado un buen paso, ahora solo queda alentar, mientras que a los que les toque arrancar cumplan su 'chamba'. ¡Arriba Perú Carajo!.