Todo lo demás, es un sueño...

Todo lo demás, es un sueño...
...sueña que es cierto

viernes, 27 de mayo de 2016

¿QUÉ VAMOS A LEER?: Mi familia, mi jauría.

Fuente: mateobookcrossing.files.wordpress.com

No es necesario vivir entre tus iguales. A veces, aunque no los sean, pueden llegar a serlo y lo más importante, podemos terminar siendo como ellos. Este es una de las tantas e infinitas reflexiones de “El lobo rojo” (Loguez, 2011), precioso libro ilustrado.

Del polaco Friedrich Waechter, viene esta conmovedora y entrañable historia de un perro acogido por lobos. Éste se cría con ellos y nos cuenta sus vivencias como parte del grupo, sin saber que no pertenecía a aquel mundo.

Aunque sus ilustraciones y los personajes puedan parecer que es propio para niños, pues no lo es, ya que la historia se teje alrededor de la maldad del hombre, que irrumpe en la vida del perro-lobo hasta herirlo y dejarlo sin familia.

Fuente: fkwaechter.de
Adoptado por una niña, nuestro protagonista siente aquel llamado de su familia desaparecida, a pesar de tener una vida tranquila y llena de amor. La niña entonces, promete contar su historia en un libro, el cual es el que precisamente estamos pasando hoja por hoja.

El final puede interpretarse de muchas formas, ya que posee un mensaje subliminal de cautela y bastante violento. Sin embargo, la profundidad de la historia es más que reflexiva. No desaprovechen la oportunidad de tenerlo si lo ven o leerlo si pueden hacerlo. No se arrepentirán.
  

domingo, 8 de mayo de 2016

OTROS POEMAS: En la oscuridad


El silencio de esa oscuridad, aquel nos guarda y no nos deja escapar.
Huir de los besos que allí nacen sería malestar. No pensar.
Dejemos pues, todo atrás y no busquemos más que la oscuridad.
Aquella que tanto nos enseña a esperar. Vernos y no dejarnos de besar.
II
¿Qué es todo esto que nos encadena a la nulidad?
No hay luz, pero tus labios destellan y alumbran todo sin cesar.
Así es como quiero estar. Sin dejarte de besar o respirar.
Tu aliento es mi aliento al bienestar del cual no me quiero separar.
III
Desesperas mis sentidos y no los dejes reaccionar,
Ya que contigo todo es absoluto, fantasía y realidad.
La luna se esconde, no nos deja a ella admirar,
quiere que separados la podamos contemplar.
IV
Pero bajo su inmortal oscuridad, allí está…
Y así como de tu pasión, no podré escapar.
No me dejes escapar jamás,
tampoco dejes que mire atrás.
V
Sonríe bajo la oscuridad, bajo la tiniebla y soledad,
pero como canción, de mí no dejas de rodear,
bésame con tu susurro, tono infernal
pero de dulce calidez que envuelva la oscuridad.
(A)


jueves, 5 de mayo de 2016

OTROS POEMAS: Palabras

Fuente: mamanatural.com.mx

Son las palabras, esas tus palabras las que me enredan, las que me jalan, me seducen. Me matan.
Esas tus palabras, que me hipnotizan, me pierden. Me besan.
Palabras, siempre palabras, me entristecen tus palabras. Me ilusionan y me desangran.
Me deshago en verbo, me ahogo en verso y tú siempre me inundas en gramática.
Palabras, me duelen las palabras, tras puertas cerradas y miradas pesadas.
II
Esas, tus palabras, que me acarician, me sujetan y me desesperan. Me apasionan y me destrozan.
Deja las palabras y vuélvelas placer en mi cuerpo que mis miedos enmascara.
Tómame y mátame con tus palabras, tus labios y lo que no esperabas.
Déjame y suelta mi encadenada alma sedienta de esas palabras; tus palabras que son pasión y condena.
Pues como volcán, déjame desatar mi furia y poder que nadie entienda. Y sean tus palabras llave liberadora de portentosa revelación.
III
Sé pues, ángel de condenación si quieres, pero no me apartes de tus palabras que me rodean como serpiente y me envenena tu vicio, tibieza, furor, pasión y manos frías.
Siguen tus palabras, las que me matan, desgarran y su dolor me agrada.
Eres tú; palabras, forma, sustento, adoración y demolición incontenible como un huracán.
Arrásame con tus palabras, asáltame con tu discurso y bésame con tus fonemas.
No me dejes vivo, porque sin tus palabras, ni la muerte me espera.