Todo lo demás, es un sueño...

Todo lo demás, es un sueño...
...sueña que es cierto

lunes, 10 de octubre de 2016

ESCRITORIO PERDIDO: Solo para nobeles



Nos sumamos a la afiebrada espera por saber quién será el flamante Nobel de Literatura del 2016. La decisión que tomará la Academia Sueca recae sobre viejos conocidos y sobre algunos ases bajo la manga que –no se duda de su calidad- podrían resultar obteniendo el máximo premio en letras como sucediera con la actual Svetlana Alexievich.

Se dice que nunca debemos discutir acerca de fútbol, política o religión… Ya, pero a eso le sumaría –mejor dicho, para muchos amantes de los libros- la literatura. Esta arista, por este mes, si no cada año, toma mayor protagonismo a la hora de especular y opinar quién debería erigirse con el premio Nobel.

El jueves 13 conoceremos de quién se trata, sin embargo, déjennos fantasear y jalarnos de los pelos en debates intelectualoides dignos de comentaristas de fútbol. Sin más, he aquí los candidatos –Sin apasionamientos-:

Philip Roth (1933): El ídolo.

En 2012 fue merecedor del Príncipe de Asturias. Fuente: Abc.es

El escritor norteamericano de ascendencia judía de 83 años es el que goza de la mayor aceptación, no solo de crítica especializada de varios medios de comunicación sino del campo literario. Actualmente retirado de la escritura, como lo declaró en 2012, sigue siendo un autor influyente y leído en universidades.

¿De qué va?
En sus novelas ha sabido retratar las vivencias y la visión de los judíos en Norteamérica con historias que van desde lo confrontacional del racismo (La mancha humana, 2000), sobreponerse a una sociedad aplastante (Pastoral americana, 1997) y la exploración de una frenética sexualidad a causa de una educación asfixiante (El mal de Portnoy, 1969).

Debes leer:

















Haruki Murakami (1949): Onírico favorito.


Murakami tradujo a Raymond Carver, Fitzgerald y John Irving, a quienes considera sus maestros. Fuente: headstuff.org.
Este autor japonés ha sabido como cautivar a millones de lectores en todo el mundo con un universo mágico mezclado con los sueños y amores trágicos. Sus novelas y cuentos lo han hecho un best seller amado y, por sus críticos, considerado como un autor sobrevalorado. Y aún así, ha sido un candidato frecuente para ganar el máximo honor en literatura desde el 2010 hasta la fecha.

¿De qué va?
Sus libros se basan en universos donde convive lo cotidiano con la fantasía; ya sean gatos parlantes que interactúan con sus dueños, ranas que caen del cielo o la nostalgia de un amor perdido. Todo esto con la mayor naturalidad, lo que le vale ser un autor bastante popular pero también cuestionado y tomado como un estilo de literatura pop. Con Tokio Blues (1987) alcanzó la internacionalización y le siguieron éxitos como Crónica del pájaro que le da cuerda al mundo (1995), Kafka en la orilla (2002), entre otros.

Debes leer:

















OTRAS MENCIONES:

Ngũgĩ Wa Thiong'o (1938)


Este año se tienen dos obras suyas en castellano. Fuente: Thisisafrica.me.

Nacido en Kenia, su obra es de novela, cuentos y ensayos, la cual se centra en el conflicto entre razas; la blanca y la negra. Estos conflictos lo llevaron a exiliarse en Londres y tras retornar a su país 22 años más tarde, en 2004, fue víctima de un ataque donde le quemaron el rostro y violaron a su esposa.

Al igual como con Svetlana Alexievich (y esta opinión es personal), una eventual decisión por Thiong’o podría deberse para dar un mensaje político: Inclusión, denuncia incansable contra el racismo.

Libros del autor:



Ali Ahmad Said Esber "Adonis" (1930)


Es considerado un poeta 'rebelde'. Fuente: Abc.es.
Escritor sirio, considerado el mayor exponente de la poesía árabe contemporánea. Su obra se caracteriza por ser política y social, además de haber revolucionado la forma de escribir poesía al emplear la prosa desde la década del sesenta.

De ser elegido, rompería cinco años de que un poeta no es honrado con dicho galardón. El último fue el sueco Tomas Tranströmer en 2011, asimismo lo precedieron la polaca Wislawa Szymborska (1966), Derek Walcott (1992), Joseph Brodsky (1987), T.S. Elliot (1948), etc.

Libros del autor:



















Sin piedad
Esperemos entonces el día "D". Leamos mucho, debatamos mucho y que la razón sea mayor que cualquier apasionamiento político por parte de la Academia Sueca quien, tristemente nos acostumbra. Si no, recordemos a Jorge Luis Borges, por citar un ejemplo claro -entre Kafka, Joyce, Tolstoi, ¿a ustedes se les ocurre otro?-...

No hay comentarios:

Publicar un comentario