Todo lo demás, es un sueño...

Todo lo demás, es un sueño...
...sueña que es cierto

jueves, 28 de enero de 2016

OTRA CRÓNICA: No campeonamos, pero...

Me dio la gana de acordarme de cosas: De los amigos. Aquellos que se mecharían con cualquiera que te mirase mal y que están dispuestos a mandarte a la mierda y al rato darte un abrazo. Esto no es Un día como hoy. ¡No! Es solo un recuerdo.

Una mañana me puse la camiseta que junto con mis amigos llegamos a la final del campeonato de la facultad de comunicaciones en aquel, cada vez más lejano, 2012, después de partidos goleados y sonrisas a montones.

Goleada 2012: Taxi, Red bull y previa.


Se trataba de la alterna de la selección holandesa: Negra con una pequeña franja naranja, con el número debajo de ésta. El escudo, aquel león coronado lanzando llamas de entre las fauces, luce un solitario espacio que espera ser sellado por una estrella. Estrella que tristemente no pudimos adornarle y así nos sumamos a la dolorosa tradición del subcampeonato.

¿Con otra ‘mica’ sería diferente la historia? No sé.


¡Fusión!/Dream Team 2012

Lo que importa es que en nuestro último certamen, todos juntos celebramos como si hubiésemos sido campeones. La verdad es que estábamos unidos como un equipo infranqueable. El 11, 9, 28, 7, 16, 19, 10, 100, 193, 22, 17: Extraña combinación, entrañable mezcla.




Nos divertíamos haciendo previas, cantando, jugueteando, antes que entremos al campo y la maquinaria comience a funcionar mil por mil hasta que el corazón rompiese el pecho. No campeonamos, pero estábamos juntos, estábamos unidos... ¿Acaso eso no es lo mismo o quizá mejor?

No hay comentarios:

Publicar un comentario