Todo lo demás, es un sueño...

Todo lo demás, es un sueño...
...sueña que es cierto

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Las lágrimas de Charito


Quiero retomar la pasión de las historias, con una en particular. Un fenómeno llamado "Al fondo hay sitio" que remece y paraliza cada noche a miles de familias peruanas con ocurrencias y delirante humor, aunque a estas alturas, los capítulos están cargados de emociones más intensas. Y es precisamente donde quiero llegar. Porque lo que medio Perú comentaba fue verdad. El popular 'Luchito' (Bruno Odar) ocultaba algo, su infidelidad hacia 'Charito' (Mónica Sánchez).

Los capítulos que antecedieron a la desgracia que presenció casi medio Perú, ayudaron a la reconquista de la esposa del resucitado Luis Gonzáles. Hasta el punto de resignar al 'Platanazo' Raúl Del Prado a retomar su vida sin su infaltable 'Malagueña Saleroza'. Los preparativos de la boda eran el preludio perfecto, como en la temporada pasada, para vislumbrar un perfecto clímax, que era más idóneo para cierre de año.

Apareció Reyna, cuando el Status Quo de la casa Gonzáles estaba recuperando, para alborotar todo y sacar al fresco la infidelidad de 'Luchito'. Simplemente, 'Charito' debe ser de hierro, con temple de acero y soldaduras de titanio. Un marido muerto, una encrucijada de fidelidad antes de rehacer su vida, el marido 'resucita', descubre que es infiel, etc. Sus dolores compartidos con los millones de televidentes hicieron de la hora de la cena un sepulcral recinto de expectación.

Vimos en sus lágrimas y sollozos a una mujer real, sincera y de valores inquebrantables, que supo dar vida propia la actriz. Sus ilusiones quebradas ante la ineludible verdad que Lucho, su esposo, no pudo negar y que todo su silencio confesó. El quebranto de Grace, la decepción de Joel y las agonizantes esperanzas de doña Nelly destrozadas, fueron los estragos que trajo 'el otro secreto' de Al fondo hay sitio.

Los más de 40 puntos de rating confirman una concentración masiva del acontecer en Las Lomas y todos sus inquilinos. La boda de Charito, pasó a ser parte de la historia, no sólo de la televisión, sino para sus protagonistas. Y allí la veíamos, la encantadora madre, en su lecho solitario, como tantas veces estuvo tras la 'muerte' de su esposo, sufriendo el quebranto de otro golpe que parece sacado de la mente de poetas griegos que escriben sus tribulaciones sin escatimar un solo golpe del destino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario