Todo lo demás, es un sueño...

Todo lo demás, es un sueño...
...sueña que es cierto

domingo, 13 de mayo de 2012

MANCHESTER SE PINTÓ DE CELESTE


Premio al esfuerzo, a la constancia, al talento, al fútbol, a la fiesta. Tras esperar innumerables temporadas bajo el dominio de su vecino, el exitoso Manchester United, y enemigo de toda la vida. Aún así en las últimas fechas, con un apretado puntaje a cuestas, se definiría al campeón. Ambos enfrentando a escuadras que no peleaban por nada: Sunderland y Queens Park Rangers, éste último disputaba el descenso.

Un infartante encuentro en el que saborearon la ilusión, la desazón, el polvo de la derrota, la desesperación, la angustia y la ansiedad. Todo, en 90', cortesía de "Mr. Football". El 1-0, después el empate y una volteada de marcador terminaron por destrozarles los nervios. Un expulsado al contrario y arrinconado el Queens, parecía no entrar el balón, pero una rápida reacción con poder y hambre del trofeo, pudo lograr la hazaña.

Con sabor a parrilla y ritmo de tango
El aporte argentino fortificó el cuadro ciudadano. Primero, Pablo Zabaleta a los 39' abría el marcador, después de muchos avisos al arco del Queens Park. Luego, en la segunda mitad, error de Lescott  permitió que Cissé decretara el empate. Y a los 66' Mackie flageló a los celestes con el 2-1, ya en ese momento se quedaban sin título, ya que en simultáneo los 'Diablos Rojos' ganaban 1-0 y con ello ganaban la corona.

80% de posición del balón dio resultado, a los 92' con lagrimas, impotencia y desesperación por los hinchas, Edin Dzeko marcó el empate que no era suficiente. La sangre sudamericana mostró su casta y el talentoso 'Kun', entró al libro de la historia del cuadro inglés derrotando al portero rival en los descuentos. De esa manera, los dirigidos por Mancini cortaron la cadena de sequía y conquistaron, en una campaña brillante, su tercer título.

Como si fuera América, pero no
Al pitar el final, entre abrazos, risas, sonrisas de todos como un solo puño, los hinchas del City, al mismo estilo que nuestro colorido folklore, saltaron a la cancha y pintaron de celeste el campo. El verde desapareció y como si fuera un concierto, festejaron el ver a su equipo, por fin, campeón, ganándole al vecino de Manchester y toda su historia, apretado, pero justos campeones.

Pero si saltaron al gramado, armaron una fiesta, supieron imponer su marca registrada, la cultura deportiva que nos falta en Sudamérica y fueron abandonando el campo para no entorpecer la ceremonia de premiación de su club. Sin desmande, violencia y con mucha educación tomaron sus respectivos lugares y celebraron como se debe. Así sí da gusto ir al estadio con la familia.

Premio Consuelo
En silencio y con bronca, salieron los jugadores del Queens Park Rangers, pero tranquilos de no descender. Peleaban para quedarse en la Premier y esperar que el Bolton, quien disputaba la baja, no sume de a 3 contra el Stoke City que estaba salvado. Al final, el empate dejaba al Bolton con 36 unidades, mientras que el Queens, con 37, se salvó. Lo redondo hubiera sido ganar, pero con angustia respiraron tranquilos a pesar de la derrota.

El Bolton no pudo conseguir el triunfo y salvarse del descenso. Bajó junto al Blackburn Roberts y el Wolverhampton. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario